Desarrollo del proyecto

El proyecto INPHASE se desarrollará entre el mes de julio de 2015 y el mes de junio de 2018, con una duración prevista de 36 meses.

Para conseguir los objetivos, es necesario aceptar los siguientes retos tecnológicos a los que se enfrenta el Proyecto:

  • Incorporar los materiales de cambio de fase directamente en la matriz del hormigón bien encapsulados o en forma sólida, de manera que se posicionen correctamente en dicha matriz, sin afectar a otras propiedades básicas de los mismos, principalmente a su capacidad estructural, pero también su comportamiento acústico, de resistencia al fuego, durabilidad, estética, etc.
  • Desarrollar una solución constructiva única que sea aplicable para reducir tanto las necesidades de calefacción (dependiendo del diseño del edificio) como de refrigeración, de manera que, aunque su rendimiento energético varíe y no sea máximo en todas las situaciones, pueda ser utilizable en cualquier orientación y en cualquier zona climática.
  • Activación de los materiales de cambio de fase mediante el intercambio de calor, ya sea aire o agua, a diferente temperatura en un tiempo lo suficientemente reducido (horas) para poder utilizar su capacidad de acumulación de calor con el objetivo de atenuar las oscilaciones térmicas diarias. La activación de los materiales de cambio de fase están condicionadas por la integración previa que se haya hecho de dichos materiales en los cerramientos.

Para ello, el Proyecto se ha estructurado en las siguientes actividades:

Actividades proyecto

La duración estimada del proyecto son 36 meses de acuerdo al siguiente cronograma:

Cronograma proyecto